“No somos hip hop femenino, somos hip hop y punto”

“No somos hip hop femenino, somos hip hop y punto”

El primer festival de trap femenino aterriza con fuerza en Madrid este sábado en el centro cultural Conde Duque. BLAM!!! cuenta con un cartel nunca visto en la capital. Seis artistas emergentes que están arrasando con sus sonidos urbanos, bailables y revolucionarios: Ptazeta, María Escarmiento, Deva, Albany, Las Ninyas del Corro y Paranoid 1966. El encuentro constituye una panorámica de la música urbana desde la diversidad a través de la mirada de estas mujeres, reconocidas como iconos musicales de diferentes géneros como reggaeton, trap, R&B y rap.

Como bien dicen Las Ninyas del Corro en sus canciones: “No somos hip hop femenino. Somos hip hop y punto”. Dos largas melenas castañas con pantalones anchos negros y zapatillas se presentan en el patio central del centro cultural Conde Duque. Con letras revolucionarias que invitan al empoderamiento y la crítica social, las jóvenes defienden sus raíces; la familia y el barrio. “Queremos romper con todos los egos y las limitaciones que nos ponemos como artistas”, declara Ainhoa Vidal (22 años). Su compañera, Laura Campins (25 años) sentencia: “Como somos chicas y somos pocas, se nos exige más”. Aunque, admite que el mundo del rap se ha abierto un poco más durante los últimos años. A pesar de ello, no les gusta que las encasillen. Las catalanas son amigas desde su adolescencia: “Teníamos muchos amigos en común y nos conocimos en eventos de hip hop. Cada fin de semana había batallas de gallos o conciertos, organizados por gente joven como nosotras”, recuerda Campins. Su amiga explica que en esa época trabajaban de puertas para dentro. “Era una afición para pasar la tarde”, detalla Vidal.

Su andadura musical empezó en 2015 en una pequeña habitación, repleta de adolescentes, con un ordenador y una cabina minúscula decorada con pegatinas en la pared. “Allí empezamos a grabar temas por separado, pero hicimos una colaboración y vimos que funcionábamos muy bien juntas”, explica Vidal. El punto de inflexión en su carrera vino de la mano de la canción Lletra Lligada, el primer videoclip que subieron a YouTube en 2018. Como todo rapero emergente del rap duro underground, se mostraban reacias a ese tipo de exposición. “Lo va a ver mi madre, mis compañeros de la universidad o mis vecinos del barrio”, pensaba Campins. El tema significó romper con esas barreras. Sus canciones recuerdan a la escena old school de los años 90. “Nuestros vídeos son muy caseros. Quedamos con nuestros amigos y viene uno que graba. Hemos llegado a grabar un día que llegábamos de fiesta”, cuenta Vidal. Las dos se ríen y se regalan una mirada cómplice.

Ahora, están buscando un estudio de grabación para poder crear nuevas producciones, aunque se lamentan porque dicen que en Barcelona “todo está carísimo”. De momento, se reúnen en su casa para escribir. Vidal trabaja en una tienda de zapatillas y estudia psicología a distancia, aunque confirma que su prioridad es la música. Campins acabó la carrera de periodismo y también ha sido dependienta en una tienda de ropa. Se definen como “Las sisis del Corro: Sí estudio, sí trabajo”.

Hace un año estaban actuando en las fiestas de La Mercè en Barcelona. Las recién llegadas a la capital están muy ilusionadas con este concierto porque dicen que la mayoría de sus seguidores son de Madrid. “Es muy positivo que nos apoyemos entre nosotros y sentir el calor de gente que está como tú”, concluye la mayor de ellas.

Las Ninyas del Corro compartirán escenario con Ptazeta, el nombre artístico de Zuleima González, nacida y criada en Las Palmas de Gran Canaria. Con tan solo 22 años, “a punto de cumplir los 23 en octubre”, comenta entre risas, la cantante canaria cuenta con más de 48 reproducciones en Spotify, gracias a su éxito Mami. Aunque el hit fue lanzado en marzo de 2020, justo al estallar la pandemia, la repercusión de este tema fue “increíble”. “A pesar de que ha tenido su parte mala, estoy súper satisfecha con todo. No me esperaba que triunfara de esa manera”, cuenta optimista.

Su desparpajo y su acento canario reflejan el estilo desenfadado y absorbente de sus canciones: “Todo depende del día, de mi estado de ánimo, de mi mente, de si estoy enfadada o quiero irme de fiesta, aunque siempre intento meterme en el rollo que me imagino cuando escucho la base”. La artista cuenta que empezó a escribir “cuando era más chiquilla”. Ya escuchaba rap, pero comenzó a improvisar en las batallas en el parque con sus amigos: “Eso me aportó mucha liberación y facilidad a la hora de escribir. Ahí fue cuando empecé a componer música”. Como dice en el estribillo de su canción Mi huella: “Es mejor echarlo fuera que llevarlo por dentro”.

Sus letras cuentan experiencias personales, que facilitan la empatía con sus seguidores. El primer concierto de la cantante en la capital fue hace unos meses en La Riviera: “Estoy deseando que llegue el sábado para volver a verlos a todos y pasarlo increíble”. No quiere adelantar muchos detalles sobre sus próximos proyectos porque le gusta sorprender, pero asegura que está preparando su álbum.

El sábado también actuará María Escarmiento, exconcursante de Operación Triunfo 2018, que deleitará con sus temas más recientes como Singstar. Junto a ella, estarán Deva, bautizada como el nuevo rostro del R&B español y la artista catalana Albany, conocida como la reina del sad trap. Por último, Paranoid 1966, la alicantina que ha dado el salto internacional con el lanzamiento de Niñxs Malos. El aforo del recinto seguirá siendo del 75%, es decir, de unas 600 personas. “Las artistas son emergentes, pero llevan trabajando durante muchos años para definir bien su estilo probando con nuevos sonidos y temáticas”, concluye Javier Benedicto, comisario del festival.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *