La cabeza de Agustín Lleida solo tiene un lunar

La cabeza de Agustín Lleida solo tiene un lunar

La cabeza de Agustín Lleida demostró ser brillante para dirigir y ser la mente de toda un conglomerado de equipos que se dediquen a la formación de futbolistas, y no hablo solo del deportista, sino del ser humano integral, más allá del deseo de cada niño de llegar al deporte de élite.

La cabeza de Agustín Lleida ya ha hablado con hechos que con las condiciones de primer mundo que ofrece Alajuelense (un Centro de Alto Rendimiento, una residencia y todo el manejo profesional a todos sus equipos, sin importar categoría) él puede dar resultados y dominar el fútbol nacional, en liga menor. Gana títulos, disputa finales, tiene a los mejores jugadores.

La primera propuesta de Agustín Lleida recibió los mismos cuestionamientos y Andrés Carevic terminó siendo un buen técnico, un profesional que registró muy buenos porcentajes de rendimiento en las fases regulares y registró un título nacional y uno internacional.

El gran pecado del argentino en su carrera es que perdió más series decisivas que las que ganó.

Sin embargo, Rudé no llega con el crédito que tuvo Carevic, para todos era bien sabido que los manudos iniciarían un proceso y que la afición debía tener paciencia.

Hoy, esa paciencia está al límite.

Todo es una apuesta de Agustín Lleida, una decisión respaldada por la dirigencia, lo mismo que sucedió con Luis Antonio Marín.