La segunda juventud del rock ‘noventero’ mexicano

La segunda juventud del rock ‘noventero’ mexicano

La música de los 90 vive un nuevo momento dulce con público renovado y joven. EL PAÍS habla con La Lupita, La Gusana Ciega y la Maldita Vecindad, tres bandas abanderadas de la época que actuarán en el Vive Latino.

En el mundo del autotune, el sampler y los sintetizadores, todavía queda hueco para los solos de guitarras, los bajos saturados y las baterías machaconas. En la actualidad, el rock no es, ni de lejos, la música más popular. No es lo que más escuchan las nuevas generaciones y hay quien le critica que no haya sabido envejecer con dignidad. Pero pese a todo se mantiene, todavía hay grupos capaces de llenar estadios y jóvenes que buceando entre los discos viejos de sus padres se enamoran de ese sonido que dominó la segunda mitad del siglo XX. En una era en la que lo vintage está de moda, el rock busca su hueco. El festival Vive Latino 2022 da prueba de ello: varios de los grupos fuertes del cartel nacieron en los 80 y 90. Entre ellos, Maldita Vecindad, La Lupita y La Gusana Ciega, tres bandas mexicanas que vivieron sus días fuertes en la última década del siglo pasado, pero se han mantenido hasta ahora con un público fiel que ha ido renovándose con los años.

Las tres son bandas de culto dentro del rock mexicano, que a pesar de tener estilos muy diferentes, fueron agrupadas bajo la etiqueta comercial de “rock en tu idioma”. Han pasado treinta años y cada una, a su manera y con sus particularidades, se ha mantenido viva, ha cosechado nuevos fans y sigue presente en grandes festivales como el Vive Latino. “Yo creo que el rock mexicano sí vive una segunda juventud”, cuenta por teléfono Roco, cantante de Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio, un grupo pionero de lo que denominó como rock mestizo, que mezcla elementos de ska, funk, música popular mexicana, punk…

En el caso concreto de Maldita Vecindad —que empezaron en 1985 y se autodenominan como música popular mexicana y no rock—, Roco cuenta que en sus conciertos hay un sector muy joven del público, pero también sus padres e incluso sus abuelos. “La familia completa”, bromea. “Tiene que ver con la gran cantidad de años que ya han pasado. Hay muchas generaciones que han crecido con esa música, ya está profundamente identificada con nuestra cultura. Hay un revival de todo eso en nuevos formatos. Todos esos grupos que de alguna u otra manera habían sido censurados o perseguidos en México lograron expresarse y una generación creció escuchando a grupos de chavos como ellos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.